NATURALEZA SALVAJE

NATURALEZA SALVAJE

¿Que es lo primero que se te viene a la cabeza cuando escuchas la palabra SALVAJE? La palabra SALVAJE tan FUERTE y muchas veces tan mal interpretada, personalmente me gusta mucho esta palabra por el poder que tiene, la pienso y siento simplemente cómo vivir una existencia natural.

Podemos comparar lo salvaje con ser una observadora interna permanente, una conocedora, visionaria, inspiradora, un ser intuitivo, hacedora, creadora, inventora, oyente, tomo estas características de la escritora Clarissa Pinkola Estés.

¿Pero todas nos sentimos así? Las mujeres tenemos muchas rupturas con nosotras mismas a lo largo de la vida y pueden ser innumerables los motivos de este quiebre con nuestra fuerza salvaje, solo para mencionar algunos: nos sentimos confundidas, fatigadas, frágiles, débiles, asustadas, cohibidas, temor a otros, temor hacer algo diferente o probar cosas nuevas, temor a seguir adelante, a tomar riesgos o dejar de seguir nuestra intuición para complacer a otros, temor a emprender un viaje. Es justamente después de darnos cuenta de todas estas rupturas que vivimos, que tenemos que empezar a sanar de alguna manera, y… ¿el cómo? lo debes encontrar tú, para empezar a alcanzar todas esas características de la naturaleza salvaje que mencione al principio, de una manera constante.

Lo que quiero compartir es que para mi en momentos de quiebre y de ruptura, mi mejor medicina es viajar, salir a algún lugar fuera del mío, del espacio en el que la mayoría del tiempo me encuentro, cuando lo hago me voy renovando, me voy conociendo en diferentes facetas y situaciones que el lugar me ofrece y muestra, me voy armando de nuevo. Sacando mi parte mas aventurera, arriesgada, trabajando más mis sentidos, de repente mi creatividad tiene otro color, otra forma, otro olor. Apreciar más los momentos y detalles que no siempre los tienes a tu alcance. Y al mismo tiempo al volver de ese viaje… a tu lugar, llegas con otra energía, mas positiva, tu mente y corazón mucho más despejados, para apreciar momentos y detalles de los cuales te habías alejado por un tiempo o que estabas cegada para verlos y simplemente están ahí, esperándote.

Acá es donde hago la analogía y lo que siento que me grita mucho… LA LOBA, animales salvajes, inteligentes, astutos, con los sentidos muy desarrollados, poderosas, conscientes de su territorio y de ellas mismas, siempre en constante movimiento, recorren grandes distancias ya sea solas o con su manada, pero lo hacen, porque es su instinto de ir y salir, protectoras, ingeniosas y todo esto con una actitud calma, con la mirada fija. Creo que todas las mujeres tenemos esas cualidades, esas virtudes, pero muchas veces ocultas, poco trabajados, todas podemos ser esa loba, solo nos falta enfocarnos, arriesgarnos… y asi sacar nuestra NATURALEZA SALVAJE!!

Recommended Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published.